Momentazos de la vida: José María Aznar

José María Aznar culpa al PSOE del auge independentista.

Pegatinas de cerrajeros

Que nosCon la burbuja inmobiliaria vimos cómo las inmobiliarias llenaban nuestras fachadas de carteles de venta de viviendas.

Ahora le han tomado el relevo las cerrajerías.

Y como es una práctica tan molesta, poco ética y que toca las narices precisamente al posible futuro cliente, aquí dejo a partir de ahora la lista de ellas y las veces que nos han molestado con sus pegatinas en puertas y fachadas. Ninguna de ellas será a las que llame si necesito un cerrajero.

Si son tan irrespetuosos con su publicidad, imagina en su trabajo.

607 466 383: 1 vez
601 096 780: 1 vez

Publicidad: Jazztel contratando pop-up's

Navegando por Internet, de repente, se abre una ventana nueva con un anuncio de Jazztel: "¿Te llamamos gratis ahora?"

He estado a punto de poner mi teléfono solo para decirles que no contrato ni compro nada a empresas que se anuncian con pop-ups.


Publicidad: seguimos con los desmanes

Entras en www.publico.es y te redirige a otra página con este anuncio.

Luego los anunciantes se quejan de que la gente se instale bloqueadores de anuncios.

El peligro de los productos de las "start-up"

Parece que cualquiera puede iniciar un negocio, incluso a veces con una buena idea. Pero tienen un grave problema: suelen cerrar dejándote con el culo al aire.

También las empresas que ofrecen productos con la promesa de mejorarlos, promesas que demasiado a menudo no se cumplen.

Vemos dos ejemplos.



Primer ejemplo: iRex Iliad
Iliad era un lector de libros electrónicos de la empresa iRex Technologies que funcionaba con tinta electrónica.

Cuando salió al mercado en 2006 era caro en comparación al resto de lectores, pero tenía una pantalla grande, casi un DIN-A5 (medio DIN-A4), aunque no era especialmente rápido ni cargando los libros ni pasando páginas, dependiendo del formato.
Incluso tenía conector de auriculares y prometieron que podría reproducir MP3.

¿Qué ocurrió?
iRex Technologies llegó a lanzar al mercado una segunda versión en 2017 sin aún haber cumplido la promesas sobre el primer modelo.

Y de ahí, al olvido.

El resultado:
Todos los que compraron un iRex Iliad se quedaron con un producto que no era lo que prometieron.



Segundo ejemplo: EO1
Es un marco digital de gran formato que fabricó Electric Objects, una start-up que aprovechó el hueco en el mercado de marcos digitales de gran formato y capaz de reproducir GIF's animados.

¿Qué ocurrió?
Electric Objects cierra y deja sin garantía a los que han comprado uno, eso sí, se disculpan por ello, piden comprensión y pelillos a la mar.

El resultado:
La forma de cambiar la imagen del dispositivo es a través de una aplicación para móviles, que requiere de conexión a sus servidores, o a través de su web, la cual casi con seguridad deje de existir.

Era fácil hacer que se pudiera hacer con bluetooth (que lo usa para la configuración inicial), pero querían tener la sartén por el mango de la distribución de imágenes para su dispositivo. Tanto que ahora, cuando cierran, va a ser complicado sino imposible seguir utilizando el EO1, aunque hayan vendido la aplicación de GIPHY.

Veremos cuánto tiempo tarda GIPHY en dejar de dar soporte a un producto que ya no se fabrica y del que no va a obtener ningún beneficio.

Es más, en Electric Objects aún se están pensando si liberan el código del dispositivo para que quienes compraron su producto tengan la opción de modificarlo ellos mismos para hacer que no dependa de sus servidores.

Conclusión:
Yo me lo pensaría dos veces antes de comprar ningún producto con promesas de mejoras ni de una empresa cuya solvencia no esté demostradas y pueda garantizar un servicio técnico tras la venta: no basta con que lo digan, además deben poder demostrarlo.


Después de start-up's que ni siquiera desarrollan el producto o desarrollan un desastre, tenemos las que por una mala planificación de su propio negocio terminan cerrando antes del quinto cumpleaños.