Momentazos de la vida: Feliz 2016 (en 2017)

Cuando el presidente de España, Mariano Rajoy, la persona que tiene encomendada la dirección el país y el bienestar de todos los ciudadanos, no sabe ni en qué año vive y nos desea todos un feliz 2016 en diciembre de 2017.

La Policía Nacional se luce (otra vez)

Por si quedaban dudas, un vídeo nos muestra cómo es la Policía Nacional española.

Por si lo hubiéramos visto suficientemente bien otras tantas veces.

Un gran ejemplo de lo que no debe ser.

Y para estos casos que tanto revuelo arman, la Policía Nacional abre una investigacioncita, reservada, interna, de la que no se volverá saber jamás. Y pelillos a la mar.

Uno ve esto y puede dejar de preguntarse "Si hace esto en la calle a vista de todos ¿qué hará en la comisaría?"

Un gran "Ole, con ole y olé" por los cuerpos de seguridad del estado.

Cómo arruinar un proyecto con un correo: CityPaq

Con el auge de las compras por Internet la recepción de paquetes se convierte en un infierno gracias a la incompetencia de las empresas de paquetería, que se empeñan en entregarlos cuando no estás en tu domicilio.

Algunas de estas empresas, como SEUR, permiten elegir como destino un comercio cercano, pudiéndolo recoger cuando mejor te vaya.

Otras, como DHL, ni te dejan nota de aviso y te hacen recogerlo en algún almacén de un polígono industrial que está a tomar por culo. Un gran aplauso para DHL, de la que aún espero contestación a la queja que les hice.

Y luego tenemos buenas iniciativas como la de Correos: CityPaq.

Con CityPaq eliges como dirección de entrega uno de los armarios que disponen, pudiendo recoger tu paquete a la hora que mejor te convenga.

Hasta ahí muy bien.

El problema es cuando Correos te envía un e-mail con publicidad de una cadena de perfumerías con un descuento si usas CityPaq.
En el e-mail no solo no te puedes dar de baja de ese tipo de correos sino que además tienes que enviarles una carta postal para darte de baja completamente y ejercer los derechos que te otorga la ley de protección de datos.
Ya traté la infamia de este tema en otro post.

¿Solución? Marcar como SPAM los e-mails de CityPaq, asi que tampoco recibiría ninguno que me avise de la llegada de un paquete.

Enhorabuena al genio comercial de CityPaq que ideó la gran estrategia: con un solo e-mail ha conseguido que no use su servicio y ha tirado por la borda el trabajo a pie de calle de todos esos sufridos comerciales que tanto esfuerzo y tiempo invirtieron en convencerme para usarlo.

Un fuerte aplauso para el director de marketing de Correos.

Y una mierda pa ti: El David de Miguel Ángel

Resulta que ya no puedes usar comercialmente las fotografías del David de Miguel Ángel sin el permiso y, claro, previo pago al museo que custodia la escultura.

El motivo, o mejor dicho, la excusa es que una empresa vendía entradas con su imagen.

La escultura la custodiará un museo pero ya no tiene derechos de autor, por lo que su imagen puede utilizarse libremente según las leyes de propiedad intelectual.

Pero una obra tan simbólica puede proporcionar jugosos ingresos si se privatiza. Y así lo han hecho en Italia.

De hecho es lo mismo que vienen haciendo la enorme mayoría de los museos, entre ellos el Museo del Prado y su vergonzoso banco de imágenes de los cuadros que custodia.

Y los atropellos a los bienes públicos y a las obras de dominio público seguirán, hasta que los ciudadanos digamos "basta" con suficiente claridad y contundencia.

Hasta entonces habrá listillos haciendo excepciones en las leyes para su beneficio.

¿Peor rendimiento del iPhone con baterías defectuosas?

¿A quién no le ha pasado que se compra un móvil y pasa de ir fino como la seda al principio a ponerle de los nervios al cabo de dos años por lo lento que funciona?

Seguro que también te ha pasado, a menos que:

- No actualizases su sistema operativo, exponiéndote a los riesgos de que no sea seguro.

- No actualizases las aplicaciones, que con el tiempo dejan de funcionar. Porque la mayoría también dependen del software de los servidores del fabricante de la aplicación, y le interesa mantener el menor número de versiones en funcionamiento, porque requiere menos esfuerzo.

Además, como chiste cósmico, parece ser que los usuarios de teléfonos de Apple se han quejado de que, tras la última actualización del sistema operativo, les funciona más lento.

Además han encontrado que esto ocurre cuando la batería está "degradada" (que ya no funciona tan bien como cuando nueva). Y el chiste está en el supuesto razonamiento de Apple, que ha confirmado que lo ha hecho expresamente: "Como la batería ya no dura tanto cargada, hacemos que el móvil funcione más lento, que así consume menos y durará más la batería."

Esto tendría sentido si no tuviéramos en cuanto que la pantalla es lo que más consume, por lo que al hacerlo más lento se necesitará más tiempo en realizar la misma tarea y por lo tanto más tiempo estará encendida la pantalla y más batería consumirá. También consumirá la paciencia del usuario.

Claro que Apple podría haber hecho que no bajase el rendimiento cuando la pantalla estuviese encendida, pero han tirado por el camino recto.

Ya de paso, el usuario quizá se compre un nuevo iPhone, para que todo funcione como debería. Claro que también tiene la opción de mandar a tomar viento a la compañía de la manzanita y su política de "cómprate lo último y tira a la basura el viejo."

Claro que sí señores y señoras de Apple. Ustedes a lo suyo aunque perjudiquen a los clientes que les dan de comer. Sigan así y en poco tiempo verán como añoran de nuevo al vende-sueños de Steve Jobs.

Los problemas actuales de las actualizaciones son varios, pero el más flagrante es que los fabricantes de software no tienen en cuenta la potencia del dispositivo en el que añaden nuevas funciones que requieren potencia de proceso.

En el caso de Microsoft es difícil que puedan tener una medida exacta de la potencia de los ordenadores donde sus clientes usarán, por ejemplo, Microsoft Office.

Pero en el caso de Apple es inexcusable, puesto que es la misma empresa la que provee del hardware y el software.

Un fuerte aplauso para Apple.

Momentazos de la vida: Soraya Sáenz de Santamaría y la división de poderes del estado

Ayer en un discurso, Soraya Sáenz de Santamaría, la vicepresidenta del gobierno de España, se preguntó_

¿Quién ha hecho que hoy por hoy [...] Junts per Catalunya y el resto de los independentistas no tengan líderes porque están descabezados? Mariano Rajoy y el Partido Popular."
Parece ser que esta señora no recuerda que si Oriol Junqueras está en la prisión, y Carles Puigdemont esté en Bélgica en busca de una justicia más justa, es por una decisión judicial, tal como el mismo Partido Popular ya dejó claro.

A Soraya Sáenz de Santamaría parece que se le ha olvidado que en España existe la separación de poderes, que ella pertenece al poder ejecutivo y que los jueces al poder judicial

¿Se le ha escapado en un lapsus? ¿Acaso no existe tal separación tal separación de poderes, o unos condicionan a otros? ¿O simplemente se está atribuyendo "méritos" de los que no es responsable?


La Sexta Noticias (minuto 9:09).

En ocasiones veo enlaces muertos

Grandes empresas que generan mucha documentación en su web tienen dos graves problemas: unos buscadores que no encuentran nada relevante y los enlaces muertos.

Al primer problema pone cierta solución Google. Curiosamente Google encuentra resultados más relevantes que la propia empresa que genera los documentos.

Para el segundo problema solo las propias empresas pueden ponerle solución, porque Google puede rastrear sus webs y quedarse con las palabras clave y su URL, que luego la empresa mueve de sitio o sencillamente elimina.

Al visitar uno de esos enlaces muertos, con suerte, te redirigen a otra página que, aún con más suerte tendrá algo que ver con el original, aunque normalmente te redirigen a una página con sus productos o, en el peor caso, a un mensaje de "página no encontrada".

Puedo entender, por ejemplo, que las webs de promoción de una película dejen de existir tras su tiempo de promoción, pero no que una documentación se elimine.

La arqueología digital no será difícil: será imposible.

Bienvenido a la era de la información perdida.